Archivo de la etiqueta: Ochoa

Los años de la guerra: el testimonio de Rafael del Pino

libro-del-pinoPronto se cumplirán 40 años del inicio de la intervención cubana en Angola. Nótese que hablamos específicamente de Angola y no de Africa, porque Fidel Castro comenzó a intervenir en el continente a pocos meses de su ascenso al poder. Durante este tiempo varias obras se han publicado sobre el tema dentro de Cuba -es decir, por el Gobierno- desde las más ligeras (Angola: fin del mito de los mercenarios, Un abril como Girón) hasta las más anodinas (Prisioneros de la UNITA) y pretenciosas (Cangamba). Mientras que en Sudáfrica abundan los testimonios, estudios y tesis sobre la guerra, los profesionales cubanos de la historia, el periodismo, etc, han debido conformarse con lo que para ellos constituye la referencia obligada cuando de la aventura angolana se trata: Misiones en conflicto, de Gleijesses. Ni hablar de los lectores comunes y corrientes que no tienen acceso a publicaciones de ese tipo. De ahí la importancia del más reciente libro de Rafael del Pino.

Dos grandes méritos tiene el libro del ex-general: el valor del testimonio de primera mano de un alto oficial y la honradez que se aprecia en lo escrito. También encontramos defectos y carencias en sus páginas: hay aspectos que el escritor no toca y en algunos enfoques se ha quedado corto. Es evidente que Del Pino ha tratado de ser consecuente y ha preferido concentrarse en lo que para él es esencial, evitando temas que resultan siempre controversiales. En definitiva es el testimonio de un militar profesional con una difícil y larga trayectoria que puede haberse equivocado o no, puede admitirlo o no, pero que no cae en mezquindades.

Los años de la guerra es un intento profundo y serio de recoger para las generaciones que nos sucederán, la verdadera historia de las guerras africanas del Napoleón del Caribe de 1975 hasta la retirada de Angola. Su autor nos pone en la mano documentos, informes oficiales y diversos materiales, incluyendo fotografías, que ha ido obteniendo no sólo durante su participación en los acontecimientos, sino también en sus investigaciones posteriores que lo llevaron incluso a visitar Sudáfrica y entrevistar a sus antiguos enemigos.

Estamos ante una obra de referencia y un libro de obligada lectura cuando de la intervención cubana en Angola se trata.

 

Por qué se fusila a un general (3, final)

8a2

Ochoa y Castro

Unos meses después del fusilamiento de Ochoa, en noviembre de 1989, se produce un levantamiento en la Escuela de Oficiales de las Fuerzas Blindadas en Managua. Según Norberto Fuentes, hubo combates entre los amotinados y las tropas leales durante toda la noche, con el saldo final de una veintena de muertos. En aquella época, en Cuba, se habló de cierto encuentro armado entre militares que pretendían matar a Castro. Pero dadas las condiciones existentes nunca se pudo obtener mayores precisiones.

Por qué se fusila a un general (2)

Ochoa durante el jucio

Ochoa durante el jucio

La afirmación de Fuentes coincide con los discursos de los hermanos Castro, en particular el de Fidel, en que lo acusa de desobedecer sus órdenes en la batalla de Cuito Cuanavale y el posterior despliegue hacia Namibia. Entre otras diferencias se hallaba la insistencia de Ochoa en avanzar su vanguardia de exploración a pie y no motorizada, como quería Castro. Otro punto interesante para entender el proceso, es la maniobra oficial de presentar a Ochoa como alguien dado a la vida opulenta y fácil, lo cual no era privativo del General, sino cuestión generalizada y tolerada por los Castro a cambio de una lealtad sin límites.

Por qué se fusila a un general (1)

Ochoa y Fuentes

Ochoa y Fuentes

Según Norberto Fuentes en su libro “Dulces guerreros cubanos”, el 28 de mayo de 1989, Raúl Castro interroga al General Arnaldo Ochoa –ya bajo arresto- en presencia de los también generales Abelardo Colomé y Ulises Rosales, sobre cuatro temas esenciales: el acercamiento de Ochoa a los oficiales rusos –ya vistos como personas no confiables, dada la nueva política de Gorbachov-, el incumplimiento de las órdenes de Fidel Castro en la última parte de la guerra de Angola, su apoyo a una operación guerrillera en la Argentina sin aprobación superior y su actividad en relación con las drogas. De ser cierta la información del escritor y antiguo allegado a los círculos de poder en La Habana, el tráfico de drogas no era ni la única ni la más importante de las acusaciones que pesaban sobre el aún Héroe de la República de Cuba.

Fusilamiento en Tchamutete, abril de 1988

Represa de Tchamutete

La identidad de la persona no importa, es sólo para dar una idea del paisaje. Al fondo la represa de Tchamutete, donde el soldado causó la muerte de su víctima.

¿Alguien conoce el nombre del soldado cubano condenado a muerte por el asesinato de una joven angolana en Tchamute en abril de 1988? Con motivo de filmar la ejecución de este soldado es que viaja a Tchamute el equipo fílmico del Minfar y una comisión de oficiales (entre ellos el Brigadier General Francisco Cruz Bourzac y su esposa María Antonia Bomey) que muere en el derribo del AN-26 por fuego de las propias baterías antiaéreas cubanas. Agradecería mucho cualquier dato sobre este victimario y víctima a la vez.

El fantasma de Ochoa

Con motivo del anuncio oficial del nombramiento del General Leopoldo Cintra Frías como nuevo Ministro de las FAR -en sustitución del General Julio Casas Regueiro, fallecido recientemente- el MINFAR entregó a la agencia de prensa cubana Prensa Latina, esta foto, reproducida por Associated Press (AP). Lo interesante: el pie de foto conque la acompaña Prensa Latina, dice que fue tomada el 15 de enero de 1972 durante unas maniobras militares en Cuba, y que el general que aparece en ella es… Leopoldo Cintra Frías, alias “Polito”. Pero en realidad se trata, como señalan Norberto Fuentes y Pedro Schwarze, del fusilado general Arnaldo Ochoa Sánchez. Fuentes y Schwarze creen que se trató de un error involuntario de la maquinaria propagandística del régimen. Fuentes en La Habana a las que tenemos acceso nos indican que el hecho fue totalmente intencional, un mensaje claro a los altos mandos militares y políticos: el fantasma de Ochoa aguarda su venganza… en Cuba, en este terreno, nada sucede por casualidad. El militar que aparece detrás, saltando a tierra desde el vehículo, es el Coronel chileno Roberto Souper, quien en junio de 1973 intentará derrocar a Salvador Allende dirigiendo sus tanques contra el palacio presidencial en Santiago de Chile.

Ochoa (10, final)

Raúl y Fidel Castro en 1989

El pequeño de los Castro, el actual presidente de Cuba, es «muy familiar, muy cariñoso con sus hijas, con su nieto y con la familia de Fidel. Ha ido recogiendo los jirones que ha dejado Fidel por ahí, de hijos tanto reconocidos como no reconocidos». Es un hombre muy unido a su mujer, Vilma Espín. Muy mujeriego y parrandero. Pero, cuando su esposa se estaba muriendo, él la lavaba y cuidaba. Y, a la vez, Raúl es también un personaje violentísimo, de una inmensa crueldad. «En la época de los fusilamientos le gustaba dar el tiro de gracia. Es despiadado. Entregó a Fidel en bandeja de plata a su más entrañable amigo, al general Arnaldo Ochoa, a quien fusilaron por presunto tráfico de drogas, lo que puso en sus manos el control de los servicios secretos civiles del ministerio del Interior». Raúl es el hombre de los fusilamientos a mansalva y los campos de concentración. «Él ha sido el brazo ejecutor… Todas las purgas estalinistas en la revolución las llevó a cabo Raúl», nos explica Vicente Botín, antiguo corresponsal de TVE en La Habana, quien ha escrito una biografía del personaje que, aunque se detiene en sus aspectos más humanos, acaba trazando un retrato demoledor en su balance final.
Alberto Sotillo, Periodista, en ABC

The youngest of the Castro, Cuba’s current president, is’ very familiar, very affectionate with his daughters, his grandson and the family of Fidel. He has been collecting the shreds that Fidel is no longer there, of children both acknowledged and unacknowledged. ” He is a man very united to his wife, Vilma Espin. Very womanizer and party animal. But when his wife was dying, he washed and cared. And while Raul is also a very violent character, an immense cruelty. “At the time of the shootings he liked to give the coup de grace. It is ruthless. Fidel handed on a silver platter to his most intimate friend, Gen. Arnaldo Ochoa, who shot for alleged drug trafficking, which handed him control of the civilian secret services of the Ministry of Interior. ” Raul is the man of the shootings at close range and concentration camps. “He has been the enforcement arm … All the Stalinist purges in the revolution were carried out Raúl, “explains Vincent Botin, former TVE correspondent in Havana, who has written a biography of the character, but stops at its most human, just drawing a devastating portrait on your bottom line.
Alberto Sotillo, Journalist, on ABC