Saludando a Octubre, Capítulo 5

Amigos y enemigos

Por Manchiviri

Durante los días más difíciles del mes de marzo del 88, los tripulantes soviéticos, de AN-12 e IL-76, que se encontraban contratados por el Estado Angolano, para el aprovisionamiento de las tropas, se negaron a volar hacia los aeródromos amenazados por la UNITA y los sur-africanos.

El resquebrajamiento de La Unión Soviética, todavía enmascarado, los hacia ver “visiones”, que surgían de la radio surafricana y “La Voz del Gallo Prieto” (ésta última, eran emisiones radiales de Savimbi). La propaganda enemiga anunciaba, como aeródromos peligrosos para el tráfico aéreo, a casi todos los aeródromos de Angola.

En una de las tantas oportunidades en que nuestros “amigos” se negaron al cumplimiento de las misiones de abastecimiento de nuestras tropas con combustible y material de guerra y a la evacuación de enfermos y heridos, fueron sustituidos por tripulaciones y aviones de la compañía aérea TRANSAFRIC. Estos aviones, de fabricación norteamericana, del tipo DC-8, eran tripulados por filipinos y norteamericanos y mantuvieron e incluso incrementaron sus vuelos.

Sucedió, que en su apuro por retirarse lo antes posible del aeródromo de Menongue, uno de éstos aviones soviéticos se negaba a esperar a que llegaran un grupo de enfermos y heridos cubanos que necesitaban ser evacuados debido a su estado de gravedad. El Coronel Juan Oscar Hernández Méndez detuvo la aeronave y obligó a la tripulación a esperar.

Dado el comportamiento tan poco ético de los “amigos” soviéticos y después de un sin número de casos por el estilo, un día este mismo Coronel llego a decir: “Voy a tener que proponer a las tripulaciones de los DC-8, para la medalla por la defensa de Cuito Cuanavale, o por lo menos para una medalla por el servicio distinguido”.

Indiscutiblemente, las tripulaciones de los mencionados aviones corrían el riesgo de ser derribados, pero según la teoría de las probabilidades, que esto sucediera se encontraba en el rango de diez mil a uno, y ellos no realizaban tantos vuelos como para alcanzar esta cifra.

De hecho no se dio el caso de un solo avión de transporte derribado en el Teatro de Operaciones Militares del Flanco Sur Oriental del Frente Sur (TOM del FSOrFS). No debemos pasar por alto, que las tripulaciones de la TRANSAFRIC ganaban mucho dinero con estas operaciones. Los rusos recibían mucho menos y no estaban dispuestos a arriesgar el pellejo por una causa, para ellos, inútil.

La desaparición del avión del “Gordo” fue muy impactante para todos. Desapareció de la pantalla del radar durante un vuelo de reconocimiento nocturno en Menongue. Detectar los campamentos de la UNITA era tarea fácil de noche, pues dadas las bajas temperaturas, ellos encendían hogueras.

Esa noche se encontraban funcionando solamente los radares de aproximación y posición, no así el radar de altura (se encontraba fuera de servicio). Por eso nunca sabremos, con certeza, a que altura se encontraba el Gordo cuando entro en el rumbo de combate. Efectuó una picada de ultima hora. Ya había decidido dirigirse a otra área, después de reportar que tenía objetivos a la vista. Inmediatamente informó ver una luz y acto seguido decidió atacar. No se supo nada más.
El navegante de orientación lo perdió de vista en el radar. De inicio pensó que podía tratarse de la disminución de la altura durante el proceso de la picada. Luego de llamarlo incesantemente, informó la desaparición.

Las tripulaciones de helicópteros estaban dispuestas a salir hacia la posición que se había ubicado en la pantalla del radar, pero el Coronel Alonso, que fungía como Jefe de la Sección de Aviación de la DAAFAR, decidió que solamente despegara Marcilla y tomara altura sobre el campo, con la radio estación de rescate conectada y la finalidad de determinar si se encontraba funcionando la señal de auxilio, del avión desaparecido. Cualquiera, menos inteligente, se hubiera dado cuenta que a esa distancia (100 Km.) era prácticamente imposible recibir esta señal, aunque en teoría aparezca (en blanco y negro) que a tal altura se capta a tantos Km.

Insistimos en despegar al día siguiente, con la salida del sol, pero no fue hasta las diez de la mañana que nos autorizaron el despegue y casi a regañadientes. Con la cantidad de tropas cubanas y angolanas que se encontraban acantonadas en la región, el mando militar no fue capaz de organizar una búsqueda, ni tan siquiera un simulacro. El argumento de que sería una operación muy riesgosa contrastaba con la decisión de los pilotos de helicópteros que con gusto nos hubieramos arriesgado. También contrastaba con el riesgo que corrían otros compañeros que no salían de una para entrar en otra fiesta en Rosalinda, lugar de descanso de la MMCA en Luanda.

La actividad principal, asignada a los helicópteros, eran las tareas de BSR, siendo la misma ineficiente. Nunca nos explicamos aquella conducta y aun hoy no le encontramos otra explicación, que no sea la incapacidad del referido Coronel, al cuál los pilotos, cariñosamente le habían colgado el mote de Kucharenko (que en el argot quería decir que ni pinchaba ni cortaba, en alusión a una cuchara). Otros preferían llamarle “Bacilonga” debido a ser asiduo a las “fiestas” en Rosalinda (club de oficiales en Luanda).

7 Respuestas a “Saludando a Octubre, Capítulo 5

  1. He estado buscando en el blog, luego de leer casi todos los post, la posibilidad de bajar algún libro en PDF sobre el tema este de la intervención cubana en Angola, pero no logro dar con algun material para leer offline, con un las características de un libro, en Cuba por suspuesto que no van a publicar nada de esto, que desmiente la versión edulcorada y oficial del la dictadura sobre los hechos de marras. Saludos y gracias por dar espacio a la verdad histórica. De paso, estoy de acuerdo en que se inscriban los nombres de los sudafricanos muertos en las acciones, fueron inocentes herramientas en manos de una de las partes, sería una discriminación como la que destruyeron en Sudafrica.

  2. Pingback: A los lectores y amigos/ The readers and friends « Havanaluanda

  3. Memorias de la MMCA

    Internacionalismo o intervención cubana

    La historia de la intervención de Cuba en la guerra de Angola es más complejo de lo que aparenta.

    Si me atengo a la más estricta verdad, tengo que reconocer que, si bien apoyamos a las FAPLA en su lucha contra la UNITA, no es menos cierto que, en muchas ocasiones no los apoyamos, sobre todo cuando el mando militar cubano consideraba que no era vital para nuestras fuerzas.

    Por ejemplo:
    En 1978 se desarrollo el llamado “Ejercicio Táctico en Campaña” dirigido por Raúl Menéndez Tomasevich y que fuera el preludio de la “Operación Olivo”, que a mi entender fue un rotundo fracaso (Estas operaciones eran totalmente anti-UNITA). Pero en 1988, cuando los acontecimientos de Cuito Cuanavale, la única ayuda cubana que recibieron las FAPLA (en su lucha contra la UNITA), fue el salvar de la catástrofe a las 5 Brigadas FAPLA que había incursionado más allá de Cuito Cuanavale en la dirección Mavinga y que habían sido obligadas a retroceder, desorganizadamente, hasta la confluencia de los rios del mismo nombre. En Cuemba, más allá de Cuito Bie, en la dirección Muñango las FAPLA se batían en solitario contra la UNITA, varios cientos de Kms. más al norte.

    Sin el apoyo logístico y militar de Africa del Sur, que hasta ese momento la abastecía, luego de la independencia de Namibia (las SWAPO eran enemigos irreconciliables de la UNITA) y la caída del régimen de “apartheid” en Africa del Sur, la UNITA se quedó a la deriva. Al MPLA, reconocido por todos los paises del cono sur africano y las Naciones Unidas, aun le costó trabajo, no exterminar, sino eliminar el fantasma político de la UNITA. Aun hoy, muerto Savimbi, la UNITA sigue dando dolores de cabeza, desde el punto de vista político, en Angola, aunque ya no es ni la sombra de lo que un día llegó a ser. Los surafricanos pueden decir lo que se les antoje, pero los que penetraron en territorio ajeno fueron ellos y los que se retiraron también.

    El error más grande, cometido por Savimbi fue aliarse a un régimen racista, pues no solamente provocó el repudio del Africa negra, sino de la mayoría de los países democráticos y progresistas del mundo.

    Desde la distancia que nos ofrecen los años transcurridos, hoy podemos saber que efectivamente la SADF no tenía efectivos militares para forzar los ríos Cuito y Cuanavale. En 1989 no teníamos idea exacta de los medios con que contaban ni el propósito que se habían hecho.

    La relación que guarda la ayuda cubana con la caída del apartheid, no es más que un granito de arena con mucha propaganda en derredor. Al país surafricano le hacía falta mano de obra que no tenía (mientras los negros estuvieran segregados) y no había alternativa. O se acabava el apartheid o se acabava.

    El apartheid es un sistema político, tan enemigo de la economía moderna como lo puede ser el comunismo stalinista, maoista o el sistema feudal o el esclavismo. Lo que en realidad importa es en manos de quién están los medios de producción.
    Ya sabemos que en manos de una cúpula totalitaria es como volver a la etapa feudalista del desarrollo de la humanidad.

    Para verdaderamente entender la intervención de Cuba en Angola, debemos partir de la megalomanía de Fidel Castro y sus ínfulas de Napoleón tropical.

    Considero que cada hecho debe estar e el lugar que le corresponde. A Fidel Castro, lo que corresponde a Fidel Castro y a las tropas cubanas, lo que corresponde a las tropas cubanas. Es cierto que los hechos se entrelazan. Nos corresponde tratar de darle la justa medida. Son muchos los que tratan el tema a la ligera y casi nunca tocan los puntos neurálgicos.

    El General Arnaldo Ochoa, y muchos de los oficiales que participamos, coincidíamos en que no había salida si los surafricanos no nos la proporcionaban. Una ofensiva cubana hacia el territorio de Namibia, cosa que nunca se había imaginado, sólo hubiera llegado hasta 400 ó 500 kilómetros en profundidad. Si acaso.

    La clave del éxito o el fracaso consistía en poder mantener todo el terreno que ocuparan las tropas durante la proyectada ofensiva. De nada hubiera valido entrar, destruir las bases militares surafricanas y regresar al territorio angolano pues hubiera sido la de nunca acabar y al final la economía del régimen de Fidel Castro, sin apoyo de la Unión Soviética, hubiera sufrido un descalabro inimaginable.

    Analizándolo desde el punto de vista político, hubiera traído infinidad de problemas, no solo con los países opuestos al régimen de Fidel Castro, sino también con los países del campo socialista que ya se venía desmoronando (a finales de 1989 solo quedaba la URSS).

    Es por eso que considero que el “bluff” de Fidel Castro funcionó, pues si Pretoria hubiera aguantado seis meses más, hubiera sido la debacle.

    Durante los 15 años de permanencia cubana en Angola, el MPLA se había fortalecido lo suficiente como para desarticular a la UNITA por sí solo. Esto quedó demostrado con el tiempo y aun José Eduardo Dos Santos sigue al frente de Angola y del MPLA, aunque ya no sea lo que era antiguamente. La política exterior de los hermanos Castro Ruz tampoco lo es.

  4. soy Roberto Ruiz y asi fue como se comenta en cuanto a la perdida del avion del gordo Carlos, yo era el copiloto de Marcillas, ascendimos hasta 3500 metros sobre el terreno, el despegue se realizo sin luz y en pleno radio silencio a eso de las 8 de la noche. Al otro dia en la mañana se despego bien temprano, pero todo fue en bano. Gloria eterna para Carlos,

  5. Haciendo un arreglo la altura fue de 1500 metros sobre el terreno ya que el aeropuerto de Menongue tiene una elevacion de 1420 mtrs aproximadamente, gracias

  6. Un saludo Roberto, mantengo contacto con Víctor Pérez, con Roberto Aulet, Manuel Contreras y otros muchos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s