El desastre de Cassinga (1)

Muertos durante el ataque. Guerrilleros y civiles, todos juntos.

 

La batalla de Cassinga (o Kassinga) el 4 de mayo de 1978 es una de las acciones más controvertidas de la guerra de Angola. Ese día las SADF llevaron a cabo el mayor asalto aéreo del conflicto sobre la base del PLAN en la zona, conocida como Moscú por la SWAPO.

Existe una amplia bibliografía sobre el ataque, escrita en su mayoría por participantes o investigadores sudafricanos; el gobierno cubano sólo se refiere al aspecto moral, acusando a los atacantes de cometer una masacre y evitando referirse a los detalles militares de una jornada trágica para el ejército de ocupación.

No hay que insistir entonces en el desarrollo de las acciones a partir del bombardeo de preparación por los aviones de la SADF y el desembarco de los paracaidistas alrededor de las 7:50 am.

Para entonces el PLAN no tenía una estructura militar convencional; no obstante es un hecho conocido que tenía dos grandes santuarios o bases en el sur de Angola, ubicadas una en Chetequera, y la otra en Cassinga, desde donde partían las columnas guerrilleras para atacar objetivos en Namibia –Okavango para los sudafricanos-. Según los datos que actualmente se manejan, esta última base contaba con 300-600 hombres armados y entrenados militarmente, acompañados por entre 3,000 y 4,000 civiles, muchos de ellos mujeres, ancianos y niños, sus propios familiares.

3 Respuestas a “El desastre de Cassinga (1)

  1. Pingback: Articulo Indexado en la Blogosfera de Sysmaya

  2. Los datos son asombrosos y espeluslnantes.
    No los conocia.
    Participe en la transportacion aerea de tropas y equipos desde Cuba
    Solo estuve en Luanda y alguna ciudad del este que en una ocasion
    visitamos.
    Oi comentarios de la potencia destructiva de los BM-21
    Nosotros tambien arriesgamo la vida transportando cohetes y armamentos con los riesgos pues se aterrizaba en aeropuertos que
    tenian minados sus terrenos alrededor.
    Lamento mucho el daño que se hizo.
    Cumpliamos con que creiamos que era justo para el pueblo angolano
    y la supuesta ayuda que Cuiba le daba ante la aplastante ofensiva
    surafricana.
    Cuanto sacrificio y sangre se vertio en vano por los caprichos guerreros
    de un hombre.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s